Factores de riesgo y de prevención de enfermedades

Pólipos en el colon

Descripción:

¿QUE SON LOS PÓLIPOS DEL COLON Y RECTO?

Los pólipos colorrectales son crecimientos anormales de tejido que surgen del capa interior o mucosa del intestino. Hay muchos tipos de pólipos en el colon, la mayor parte de los pólipos son inofensivos (benignos o no neoplásicos), sin embargo algunos tipos de pólipos tienen potencial maligno (neoplásicos) y pueden convertirse en cáncer de colon o recto.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LOS PÓLIPOS?

La mayoría de los pólipos son asintomáticos y se encuentran de manera casual durante una endoscopia. Otros, sin embargo, pueden causar hemorragias, anemia, secreción de moco, alteración de las funciones del intestino (diarrea, estreñimiento) o dolor abdominal.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICAN LOS PÓLIPOS?

La prueba de elección para detectar los pólipos es la endoscopia a través del ano (colonoscopia). La colonoscopia se realiza mediante sedación y permite inspeccionar todo el colon siendo necesaria la preparación del intestino (el día previo a la prueba debe limpiarse el colon con una solución que se toma por vía oral). Esta prueba permite además extirpar la mayoría de los pólipos. En otros casos particulares se usa el enema opaco o el enema TAC que son pruebas radiológicas que tras preparar el colon permiten visualizar pólipos de tamaño mediano o grande tras administrar un líquido a través del ano (contraste yodado). Aunque la revisión de heces para detectar restos microscópicos de sangre es una prueba importante para los trastornos del colon y el recto, un resultado negativo de la prueba NO descarta la presencia de pólipos.

TRATAMIENTO DE LOS PÓLIPOS EN EL COLON

Se aconseja extirparlos en su totalidad. La gran mayoría de los pólipos pueden resecarse mediante colonoscopia; la cual se puede realizar de manera ambulatoria con un mínimo de molestias. Los pólipos grandes pueden requerir más de una endoscopia para una extracción total o en ciertos casos requerir extirpación quirúrgica (resección del colon o recto afecto a través de cirugía). Cuando es necesario, la resección quirúrgica depende del número, tamaño y localización de los pólipos. Actualmente se pueden realizar este tipo de intervenciones mediante abordaje laparoscópico (cirugía por pequeñas incisiones) por un grupo de cirujanos expertos. Una vez que se extirpa totalmente un pólipo, es muy poco probable que vuelva a aparecer. Al menos el 30% de las personas que han tenido pólipos vuelven a tenerlos. Es necesario analizar todos los pólipos resecados para estudiar posibles cambios pre-malignos o malignos, decidiendo así según sus características, número y tamaño el tiempo prudente para hacer una nueva endoscopia de control.

Factores de riesgo

FactorDescripción
Fumar/Tabaquismo (Ref)
Obesidad (Ref)

Volver

Sanibook

More Posts

Comments are closed