Enfermedades derivadas de la Obesidad Mórbida

La obesidad  mórbida es una enfermedad que está relacionada a un gran peligro para la salud si lo comparamos con otros tipos de sobrepeso, ya que corresponde con un exceso que supera los 45,5 kilos por encima del peso que corresponde con cada individuo. La causa principal de la obesidad es la inestabilidad energética entre las calorías que se consumen y las calorías que son gastadas; es decir, entre lo que cada individuo come y lo que se gasta.  

Causas de la obesidad mórbida

Los motivos por los cuales cualquier individuo puede desarrollar esta condición es debido a factores ambientales, genéticos, o metabólicos, es por eso que para combatirla hay que asesorarse con  médicos especialistas y tomar las medidas necesarias. Las secuelas de la obesidad mórbida pueden llegar a ser letales, porque una persona con obesidad tiene mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades respiratorias, además de diversos tipos de cáncer, así mismo podría esta condición acortar la vida de una persona hasta en 14 años, es por eso que explicamos paso por paso algunas de las enfermedades que se desarrollan a causa de la Obesidad Mórbida.

Enfermedades desarrolladas por la obesidad mórbida

 Diabetes tipo 2: Normalmente se hace presente en la edad adulta y está vinculada al sobrepeso, el peligro de padecer este tipo de diabetes incrementa cuando el IMC es más alto, principalmente en personas con antecedentes familiares de diabetes, y puede disminuir si se baja de peso. Enfermedades cardiovasculares e hipertensión: Las enfermedades cardiovasculares van de la mano con las enfermedades coronarias, la enfermedad vascular y los accidentes cerebrovasculares son muy frecuentes en personas con casos de obesidad. Así mismo esta condición predispone a quien la padece, ya que también puede desarrollar  hipertensión, niveles de colesterol en sangre y triglicéridos altos. Enfermedades respiratorias: Disnea, su causa es debido a los esfuerzos de poca importancia. Esto es una característica usual entre personas obesas. Síndrome de la apnea del sueño: esta condición lleva a estrechar las aerovías durante el sueño, le hace roncar y dificulta el correcto descanso. Asma: los pacientes obesos son más propensos a padecer de asma teniendo ataques más agudos y necesitando así mayor medicación para controlar su condición asmática, siendo más frecuentes sus visitas a la sala de emergencia. Embolia pulmonar: esto es una condición donde un coágulo de sangre está alojado en los vasos sanguíneos de los pulmones y ponen en riesgo la vida del individuo, llevándolo así a una falla pulmonar y una posible muerte de no ser tratado a tiempo. Cáncer: una persona obesa tiene mayor riesgo de padecer cáncer de meningioma (cáncer en el tejido que recubre el cerebro y la médula espinal), cáncer de mieloma múltiple (cáncer en los glóbulos de la sangre) cáncer de seno, páncreas, endometrio, ovario, colon y recto. Existen muchas causas que se hacen de manera habitual por lo cual una persona puede desarrollar la Obesidad Mórbida tales como: falta de actividad física, un alto consumo de calorías, no hacer ejercicio y que una vez ganado un peso considerable, siguen aumentando, adoptan hábitos alimenticios negativos y esto afecta la vida laboral, amorosa y social de quienes lo padecen. Es por esto que es importante cuidar de la salud, manteniendo una buena alimentación, realizando una rutina de ejercicios, y hacer un chequeo médico para descartar o evitar así el padecimiento de muchas enfermedades que se pueden desarrollar a causa de la obesidad.  

El cardo mariano y sus propiedades para combatir la obesidad

La silimarina, un compuesto activo hallado en la planta del cardo mariano, es conocida en la medicina tradicional por su habilidad para tratar afecciones hepáticas. Este compuesto está compuesto por un grupo de ingredientes que poseen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antifibróticas.

Sin embargo, la silimarina no se limita a tratar el hígado. Estudios recientes han propuesto que podría ser un valioso recurso en el tratamiento de la obesidad gracias a su capacidad para disminuir la inflamación, aumentar la resistencia a la insulina y ajustar el metabolismo de los lípidos.

En un estudio con ratones publicado en el «Journal of Medicinal Food», los investigadores encontraron que la silimarina reducía la ganancia de peso, mejoraba el perfil lipídico y minimizaba la inflamación. No obstante, para confirmar estos hallazgos y establecer una dosis segura y eficaz en humanos, se necesita más investigación.

Aunque la silimarina puede ser un complemento útil en el combate contra la obesidad, no debe reemplazar los cambios en el estilo de vida, como seguir una dieta equilibrada y practicar ejercicio regular. Es recomendable hablar con un médico antes de comenzar a tomar silimarina o cualquier otro suplemento para la obesidad.


Autor: Redaccion | Artículos
Equipo de redacción de Sanibook. Magazine de noticias de salud basada en fuentes contrastadas. Con el asesoramiento de Sonia Quero, Lcda. en Farmacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Salir de la versión móvil