La longevidad del Cáucaso

El pueblo caucasiano

Los habitantes del Cáucaso están considerados como una de los pueblos o comunidades más longevos del planeta. La longevidad del Cáucaso es refiere al la investigación de porque los habitantes de esta zona del mundo tienen tantos centenarios entre sus miembros. La cordillera del Cáucaso se halla entre dos grandes lagos que reciben el nombre de “mares”, al oeste el mar Negro y al este el mar Caspio. Esta cordillera recorre también cuatro países, las repúblicas de la Unión Soviética de Georgia, Armenia y Azerbayán. ¿Existe algún secreto antienvejecimiento en la zona? Eso es lo que mucha gente busca descubrir.

La población total de esta zona es aproximadamente de 9,5 millones de habitantes y tiene el mayor número de longevos de todo el mundo. El último censo de población realizado sobre el año 1970 revelaba que habían más de 5.000 personas que tenían más de 100 años de vida. La mayor parte de estos centenarios viven en la zona de Daghestan en Azerbaijan.

En el mapa superior se puede ubicar la zona de la cordillera del Cáucaso y cuántos países recorre. Está también cercana a Turquía.

En caso de la república de Daguestán, una de las veintiuna repúblicas  forman la Federación Rusa, hay que destacar que tienen 70 personas de más de 100 años por cada 100.000 habitantes. En Abjasia, república autónoma dentro de Georgia, tiene medio millón de habitantes y el 2,5 % de la población tiene más de 90 años. En países desarrollados los porcentajes son muy inferiores, por ejemplo en Rusia solo es el 0,1% de la población y en Estados Unidos el 0,4%. Otro dato sorprendente es que 3 de cada 1.000 habitantes de Abjasia tiene 100 años o más mientras que en EE.UU solamente 3 de cada 100.000 habitantes llegan a esa edad ¡100 veces más centenarios que el país más desarrollado del planeta y donde más avances científicos y médicos se producen!

La vida en el Cáucaso se considera saludable, sus aguas minerales tienen fama de ser las más puras y saludables de Europa, y la proveniente de los manantiales de Borjomi, la marca más importante, se exporta muchos países. El gobierno ruso ha construido en esa zona numerosos sanatorios ya que es un destino vacacional muy visitado por los ciudadano de Moscú y San Petersburgo. El objetivo de muchos turistas es tomar las llamadas “curas de agua” o baños de mar y las famosas “curas de uva”, una dieta depurativa que consiste en tomar uvas de Georgia. Las ciudades de Sochi y Sukhumi en el mar Negro y Bakú, capital de Azerbaijan, en el mar Caspio son conocidas como destino de recreo y reposo.

Pero para encontrar a los pobladores mas longevos hay que alejarse de los centros turísticos de la costa y adentrarse por las laderas y montañas del auténtico Cáucaso. El terreno es mucho más abrupto, los abkhazianos llaman a su país “la segunda idea de Dios”, queriendo decir que fue una terreno mejorado de los primeros que creó, están muy satisfechos con el lugar que habitan. 

El Cáucaso forma parte del imaginario cultural y romántico de los rusos. Tiene presencia en la literatura, la ópera y el ballet desde que esta zona quedó bajo su dominio hace siglos. Escritores como Pushkin, Tosltoi y Chekhov han descrito sus parajes, encantos y su saludable atmósfera.

Investigaciones de la longevidad del Cáucaso

Los investigadores de la Geriatría y Gerontología, las especialidad que estudian todo lo relacionado con la personas de edad avanzada, han fijado esta zona del Cáucaso como objetivo prioritario de sus investigaciones. Este lugar geográfico se ha convertido en el más analizado del mundo por estas ramas de la medicina.

En la capital de Georfia, Tiblisi, existe un Centro Gerontológico donde han sido estudiados más de 15.000 personas ancianas de la zona con 80 años o más. Los doctores Pitzkhelauri y Deli Dzhorbenadze han realizado una investigación en la cual además de la historia clínica interrogan a los sujetos por sucesos históricos que han vivido, acontecimientos familiares y cosas de sus vida cotidiana. Numeroso gerontólogos de muchos países también han colaborado con el Centro.

Uno de los casos más analizados fue el del pastor supercentenario azerí Shirali_Muslimov, que falleció en 1973 a la edad de 168 años según los estudios realizados. De ahí la importancia de la investigación del Centro Gerontológico de Tiblisi dado que en esa zona y en esos años no existían partidas de nacimiento. El doctor Abdulla I. Karayev de la Academia de las Ciencias de Azerbaijan y uno de los más reputados gerontólogos rusos más importantes, Shiral trabajó hasta su muerte en un huerto que plantado en 1870, se acordaba de la guerra de Crimea (1853-56). Había estado casado 102 años con la misma mujer que tenías 120 años cuando él falleció.

Otro caso conocido es el de la anciana  Tsurba una mujer que llegó a los 160 años y cuya muerte registraron los periodistas rusos. Fue investigada por el doctor Ramazan-Alikishi un especialista en gerontología daghestaní.

Otro de los casos conocidos en la región es el de Magomed Labazánov que aspira al título de la persona más longeva de Rusia y probablemente del planeta. Según sus hijos nación a finales del 1800 por lo que ha vivido todos los grandes episodios de la historia rusa en más de cien años, incluida la Revolución socialista, las dos Guerras Mundiales así como la desintegración de la Unión Soviética. Según dice tiene 121 años de edad y cuenta con 18 nietos y 20 tataranietos, cree que lo merece.

Estudiando la longevidad de los habitantes de Abjasia

El Dr. Gregori N. Stichinava, gerontólogo, estudió al pueblo de Abjasia concretamente a los famosos dolgazhitili que en su idioma significa los hombres que viven mucho. En el momento del estudio habían 190 personas con más de 100 años y 1500 con más de 90, además el 81% de esa población no presenta los habituales problemas de audición o visión. El objetivo era investigar el secreto de la longevidad de este pueblo que se caracteriza por una vida sencilla y sin excesos.

Según Stichinava los secretos de los abjasos centenarios son:

  • Ambiente y cultura
    • Un clima.  sin contaminación.
    • Los centenarios empezaron a trabajar muy jóvenes, a los 15, y se mantuvieron activos hasta muy avanzada edad, los 70 o más. Luego siguen haciendo esfuerzo físico pero sin forzarse ni estresarse.
    • Se mantienen activos sexualmente hasta los 90 años.
    • La estructura familiar es solida y se respeta a los ancianos, apenas hay conflictos.
  • Dieta
    • En general su dieta es baja en calorías, algo que tienen en común con otro de los pueblos más longevos del planeta, los japoneses.
    • Beben mucha agua de manantial.y vino artesano. Vodka en ocasiones especiales.
    • Consumen poca carne una o dos veces por semana casi siempre hervida.
    • Los pimientos rojos picantes secos forman parte de su salsa básica que condimenta la mayoría de sus platos.
    • Las manzanas son la fruta más consumida junto a las mandarinas típicas de la zona y, como fruto seco, la nuez.
    • El arroz y la harina de maíz son los cereales básico. No consumen harinas o azucares refinados
    • Consumen muchas, diversos tipos de col y de raíces. Son alimentos ricos en sales minerales, calcio, antioxidantes (vitamina C, provitamina A, manganeso y polifenoles).
    • Las legumbres secas también forman parte de la dieta de los abjasos.
    • Sólo utilizan sal gris, nada de sales blancas.
    • No consumen harinas ni azúcares refinados.
    • Los lácteos fermentados forman parte de su dieta.
    • Muchas especias forman parte de la dieta abjasa, son alimentos antioxidantes, anti-inflamatorios, antisépticos, refuerzan el sistema 

La longevidad genética

Los estudios en general dice que la longevidad es el resultado de una combinación de ciertas peculiaridades del ambiente (pureza ecológica, menor contenido de oxígeno en el aire), un determinado estilo de vida (trabajo físico de intensidad moderada, permanencia al aire libre) y una dieta específica (prevalencia de productos de origen vegetal y de tipo lácteo). Todos estos factores facilitan que muchas personas pueda alcanzar los 100 años.  Sin embargo estas condiciones medioambientales se dan en otras zonas del planeta y no llegan a tan avanzada edad como el caso de los habitantes del Cáucaso.

En el marco del proyecto de investigación internacional «Complex biological-anthropological and socio-ethnographic study of the peoples and ethnic groups with an increased percentage of long-lived» realizado en el período 1978-1983 por grupos de científicos de Estados Unidos, Rusia, Ucrania y Georgia, se estudió a fondo el tema de la longevidad y se demostró que ella solo estaba presente en un determinado grupo étnico de la zona caucásica. Determinaron que la clave de la longevidad étnica es la interacción entre el programa genético y el ambiente durante toda la vida y puede acelerarse o retrasarse el proceso de envejecimiento. En esos grupos el organismo es más resistente a enfermedades que afectan a la duración de la vida humana como: aterosclerosis, hipertensión, tumores malignos, diabetes mellitus, obesidad, etc.

El Kéfir y la longevidad

El Kéfir es un producto que se crea a partir de leche fermentada. Se utiliza desde hace siglos en las montañas del Cáucaso. Los pastores que transitaban por ellas almacenaban la leche en odres de cuero donde fermentaba creando un yogur agrio y con gas.

kefir

Las tradiciones asocian el consumo de kéfir con la longevidad de los habitantes del Cáucaso ya que es un elemento muy frecuente en su dieta por no decir imprescindible. Se cree que es el responsable de la vitalidad juvenil que tienen es debida a este producto. La base para obtener el kéfir, es la leche cruda de diversas procedencias, empleándose en el Cáucaso la de yegua, entre las de búfalo, oveja, cabra y vaca. A principios de 1900 el premio Nobel de biología Elie Metchnikoff sugirió las propiedades beneficiosas del kéfir para el sistema gastrointestinal y le atribuyó a él el fenómeno de la longevidad de las etnias que habitaban el Cáucaso y de llegar en pleno estado de salud a la edad avanzada de más de 100 años. El kéfir también fue usado por los musulmanes y se cree que antiguamente se castigaba con su muerte a quien revelase el secreto de la bebida a otras tribus o extranjeros.

Actualmente se ha comprobado como el kéfir crece sano en leche convencional directamente ordeñada, buscando siempre la mejor calidad posible y evitando con ello contaminaciones.

Como curiosidad, según historias del kéfir, en el Cáucaso maceraban carne con leche de kéfir y luego lo dejaban secar en tiras. Esto hacía a la carne seca mucho más asimilable y nutritiva además de conservarla en buen estado mucho tiempo. Marco Polo lo mencionó en sus relatos, pero hasta aproximadamente el siglo XIX, no se le prestó casi importancia, siendo utilizado en ese siglo terapéuticamente contra la tuberculosis en los sanatorios de la antigua URSS y otros países del este y norte de Europa.

El profesor Menkiv se convirtió en uno de los máximos expertos en el estudio del kéfir al que dedicó toda su vida. Descubrió que en las zonas donde se ha consumido apenas había incidencia de enfermedades como el cáncer o  la tuberculosis entre otras. Antes de la I Guerra Mundial, el alemán Doctor Drasek confirmó científicamente los maravillosos efectos del kéfir.

En España el kéfir es consumido sobre todo por trabajadores del sector sanitario debido a su propiedad de estimular el sistema inmunitario y aunque se ha intentado su distribución comercial, ésta no ha tenido mucho éxito.

Curiosidades del Cáucaso

Algunas curiosidades sobre el Cáucaso y los caucasianos son:

  • El término caucasiano ha dado nombre también a la raza predominante en Europa.
  • Los habitantes de la zona están considerados como los más longevos del mundo.
  • En los dialectos locales del Cáucaso no existen las palabras “viejo” o “anciano”, se utiliza la palabra rusa que significa “muchos siglos”.
  • Los daghestanís y abkhazianos son conocidos por su habilidad como jinetes, ya que es lo mejor  para recorrer los escarpados caminos que llevan a los pastos y para cruzar los frágiles puentes de madera en los barrancos de las escarpadas montañas del Cáucaso.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply