Piedras en la vesícula

La colelitiasis o piedras en la vesícula es una patología digestiva muy común. Es la formación cálculos biliares en la vesícula, un órgano adherido al hígado cuya función es almacenar la bilis hasta que llega la comida al estómago. Los cálculos biliares es lo que se conoce comúnmente como piedras en la vesícula. En este momento, la vesícula envía la bilis a través de los conductos biliares hasta el intestino delgado para ayudar en la digestión, especialmente cuando se ha ingerido alimentos ricos en grasas de digestión más complicada.

Tipos de cálculos biliares

  • Cálculos biliares de colesterol. Se trata del tipo de colelitiasis más común y se produce debido a que el colesterol que excreta el hígado es superior a la capacidad de la bilis para disolverlo, favoreciendo la formación de los cálculos biliares.
  • Cálculos biliares de bilirrubina (cálculos pigmentarios).
  • Otro tipo de cálculos biliares que se pueden formar puede deberse a problemas de vaciado de la vesícula biliar.

Causas de la colelitiasis biliar

A continuación enumeramos algunos de los factores relacionados con la aparición de colelitiasis biliar:

  • Sexo femenino. Las mujeres tienen más posibilidades de sufrir colelitiasis que los hombres.
  • Mayor de 40 años. En la gran mayoría de casos los casos sintomáticos de colelitiasis son en personas de más de 40 años.
  • Sobrepeso. El sobrepeso y el sedentarismo son dos factores importantes en la aparición de los cálculos en la vesícula. Los malos hábitos de alimentación  como las comidas muy grasas o el sobreesfuerzo intestinal llevan a este estado.
  • Factores hereditarios. Se ha detectado que en algunos casos, las personas en cuyas familias existían casos previos de colelitiasis, son más proclives a sufrir de este problema.
  • Enfermedades como la Diabetes, cirrosis hepáticas o infecciones de los conductos biliares causan un aumento de la bilirrubina formando los cálculos pigmentarios.

Síntomas de las piedras en la vesícula

La colelitiasis no siempre es sintomática, en muchos casos se diagnostica con pruebas realizadas por otros problemas como radiografías o cirugías abdominales.

En otros casos los síntomas de la colelitiasis están presentes y pueden causar graves problemas médicos como la peritonitis biliar. Entre los síntomas que se pueden padecer debido a la colelitiasis se incluyen:

  • Dispepsia biliar: intolerancia a las comidas grasas con flatulencias, inflamación abdominal e incluso vómitos.
  • Cólicos biliares caracterizados con dolor en la parte superior derecha del abdomen que cede espontáneamente o con la toma de analgésicos o espasmolíticos. Pueden ir acompañados de fiebre y una coloración amarilla de la piel y ojos denominada ictericia. Durante un cólico biliar se pueden tener náuseas y vómitos.
  • Colecistitis aguda o crónica: La colecistitis o inflamación de la vesícula, es causada principalmente por la obstrucción de los conductos biliares. La colelitiasis puede causar colecistitis aguda, si se produce de forma puntual, o crónica si implica una aparición periódica de los problemas relacionados con la colecistitis. En los casos en que la colecistitis provoque una inflamación aguda de la vesícula, será necesario cirugía.

Diagnóstico de litiasis biliar

Dentro del diagnóstico de litiasis biliar son muy importantes las pruebas de diagnóstico por imagen. Dentro de ellas, la mejor es la ecografía abdominal, con una tasa de éxito superior al 95% en cálculos mayores de 2mm. El TAC o la resonancia magnética nuclear (RMN) se suele postergar a dudas diagnósticas y a estudios preoperatorios en aquellos pacientes con factores de riesgo.

Los cálculos biliares detectados en la vesícula a través de una radiografía o ecografía sin síntomas no necesitan tratamiento, tan solo es necesario estar atentos para detectar la aparición de los síntomas de la colelitiasis. En la mayoría de estas ocasiones, los pacientes no llegarán nunca a requerir de una operación de colecistectomía.

Tratamiento de la colelitiasis sintomática

La colelitiasis sintomática sí que necesita de tratamiento quirúrgico, es la llamada colecistectomía que consiste en la extracción de la vesícula y puede llevarse a cabo mediante diferentes técnicas o abordajes:

  • Cirugía abierta tradicional
  • Cirugía laparoscópica
  • Extracción vesicular transvaginal

La colecistectomía laparoscópica consiste en la introducción en la cavidad abdominal de una mini-cámara que cuenta con una luz en su extremo distal y está conectada mediante fibra óptica a un monitor donde el cirujano puede ver el interior del paciente. En esta técnica el médico sólo necesita de 3 mini-incisiones en la zona abdominal para introducir la cámara y el instrumental quirúrgico para extirpar la vesícula. Tiene como ventaja evitar la importante cicatriz de la cirugía abierta y reducir el tiempo de recuperación postoperatorio y las posibilidades de complicación.

Dos variantes de la cirugía laparoscópica como son la colecistectomía a través de puerto umbilical único en la que únicamente se realiza una incisión en el ombligo y la cirugía laparoscópica con extracción transvaginal de la vesícula. Otra vía de acceso es la extracción de la vesícula biliar por la boca, una intervención quirúrgica que realizó por primera vez en España el Dr. Antonio de Lacy.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply