Qué es el reflujo gastroesofágico

El bolo alimenticio es transportado desde la boca hasta el estómago mediante un tubo que es llamado esófago. La enfermedad por reflujo gastroesofágico radica cuando el esfínter esofágico inferior no se cierra adecuadamente, está alterado o se relaja de forma inadecuada. Permitiendo así, que el contenido del estómago sea retornado al esófago, irritando la mucosa y causando una sintomatología compleja y unas complicaciones características.

Síntomas característicos del reflujo gastroesofágico

  1. Acidez: sensación de ardor, que surge cuando el contenido gástrico transita por el esófago.
  2. Regurgitación ácida: Se da cuanto los fluidos gástricos ascienden, logrando llegar hasta la boca.
  3. Puedan ocurrir síntomas menos comunes, relacionándose con esta patología, como: dolor de pecho, jadeos, dolor de garganta, afonía por irritación causada por el contenido ácido en la laringe, etc.

Causas del reflujo gastroesofágico

Esta enfermedad suele aparecer cuando existe una alteración en la válvula, la cual se mantiene abierta durante un periodo de tiempo, permitiendo así, el paso del contenido de una zona a otra. Por otro lado, existen aspectos dietéticos o estos de vida que pueden aumentar el riesgo de producir la enfermedad, como:

  1. Consumo elevado de bebidas alcohólicas, tabaco, café, etc. Y alimentos con altos contenidos en grasa favorecen la relajación del esfínter esofágico inferior permitiendo el paso de contenido del estómago al esófago.
  2. Hernia de hiato.
  3. Sobrepeso u obesidad.
  4. Embarazo.

Tratamiento para el reflujo gastroesofágico

El tratamiento de la enfermedad varía de acuerdo al estilo de vida de la persona o del cambio de factores dietéticos causantes de su sintomatología. Para esto se recomienda:

  1. Una dieta variada y equilibrada, con un contenido alto de frutas, verduras y fibras vegetales de cereales y legumbres.
  2. Evitar el café.
  3. Evitar grasas (especialmente fritos), pimienta y especias, chocolate, alcohol, bebidas con gas, café, frutos cítricos, tomate y productos mentolados.
  4. Aumentar la ingesta de ácidos por su acción antiinflamatoria.
  5. No utilizar ropa ajustada, principalmente después de las comidas.
  6. No fumar.

Tu salud vale y cuidarte, es un aspecto que debes tener en cuenta.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Leave a Reply