España supera los 100.000 trasplantes de órganos

. Un trasplante de riñón en Valencia se convirtió en el 100.000
. España, líder mundial en donación y trasplantes, volvió a batir en 2015 su propio récord

En este mes de febrero de 2016, un trasplante renal que  tuvo lugar en el Hospital Dr. Peset de Valencia es el trasplante de órgano número 100.000 en la historia de nuestro país. Una cifra simbólica que el día a día ha rebasado en silencio, pero también una “cifra cabalística” que merece la pena celebrar, según el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz.
Hasta el 15 de febrero, y desde 1965, año en que comenzaron estas intervenciones, en España se han realizado 100.116 trasplantes de órganos, el 3,7%, (3689) infantiles.
España es Líder mundial en donación y trasplantes desde hace 24 años, con 39,7 donantes por cada millón de habitantes, y un total de 4.769 pacientes trasplantados en 2015, una media de 13 trasplantes diarios, más de uno cada dos horas.
Es el país donde los ciudadanos que necesitan un trasplante tienen más posibilidades de acceder a este, ya que a la cifra dada a conocer este miércoles, hay que sumar los más de 400.000 trasplantes de tejidos y de células realizados también en España. Y donde el tiempo medio de espera para recibir un trasplante varía en función de cada órgano oscilando entre los 4 y los 18 meses de espera.
El sistema español de trasplantes está integrado por una red de 186 hospitales autorizados para la donación de órganos y 43 para la realización de trasplantes, distribuidos por todas las comunidades autónomas. Y 10 de ellos cuentan con algún programa de trasplante infantil.

imagen-clinic

Según ha explicado el sr. Matesanz a EFE, el aumento de donaciones se debe a la potenciación de los donantes a corazón parado. Se trata de personas que se encuentran en muerte cerebral, ya sea por una hemorragia cerebral o por un traumatismo, que están conectados a una máquina y a quienes todavía les late el corazón pero para quienes la situación es irreversible.
Este tipo, junto con los donantes de parada cardíaca, que no han llegado a la muerte cerebral pero sin posibilidad de recuperación, son los que han hecho posible el aumento de los trasplantes. Para ello, ha recordado, se ha formado a un importante número de médicos de urgencias que, cuando detectan estos casos, se ponen en contacto con el coordinador de trasplantes y con los familiares del paciente para iniciar el proceso lo antes posible.
Suele tratarse de pacientes de entre 70 y 90 años, personas mayores que fallecen por hemorragia cerebral, y que, con la colaboración familiar -en el caso de que no lo hayan advertido en vida- y de los médicos de urgencias, han permitido incrementar las donaciones, ha concluido Matesanz.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…